Los médicos que tratan al ciclista colombiano Juan Mauricio Soler dijeron el lunes que lo están sacando lentamente del estado de coma inducido en el que fue colocado luego de un grave accidente durante la Vuelta a Suiza la semana pasada.

El proceso tardaría varios días si todo sale bien, dijo Roger Lussmann, jefe de cirugía del hospital St. Gallen.

"La medicación anestésica se ha detenido y el señor Soler está en una fase de despertar controlado que durará varios días", dijo Lussmann.

Soler, de 28 años, fue trasladado en helicóptero al hospital tras chocar con un cordón durante la sexta etapa de la carrera, para luego impactar contra un espectador y una valla metálica.

Otro ciclista, el australiano Baden Cooke, dijo que "la valla no se movió para nada, así que Soler cargó con todo el impacto". Una foto del diario suizo Blick mostró el lunes al colombiano tirado en el suelo, inconsciente, sangrando por un oído.

Los médicos dijeron que tenía una fractura en el cráneo y otra en un tobillo, además de una lesión pulmonar.

"Una resonancia magnética del cerebro mostró hoy varias microlesiones que eran esperadas, dada la seriedad de la caída", dijo Lussmann en un correo electrónico a The Associated Press.

"Es muy pronto para decir qué efectos funcionales tendrán estas lesiones estructurales", agregó.

El médico dijo además que la herida en el pulmón del ciclista está sanando bien y que Soler está estable.

"Las funciones de otros órganos no fueron afectadas", afirmó. "Dentro de todo, el proceso de curación marcha como se esperaba".

De todos modos, advirtió que Soler podría ser devuelto a un coma inducido si su estado llega a deteriorarse durante la etapa de despertar.