La alta representante de la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, calificó hoy de "decepcionante" el discurso del presidente sirio, Bachar al Asad, y le instó a lanzar un "diálogo creíble".

"El presidente al Asad debe lanzar un diálogo creíble, auténtico e inclusivo", señaló Ashton en una rueda de prensa al término de un Consejo de Ministros europeos de Exteriores que se celebró en Luxemburgo, y añadió que "corresponde al pueblo de Siria juzgar su voluntad de emprender reformas".

No obstante, la jefa de la diplomacia europea indicó que, "a primera vista, su discurso de hoy ha sido decepcionante", en referencia a la alocución de al Asad en la Universidad de Damasco.

En su tercer discurso desde el inicio de las protestas populares iniciadas, en marzo pasado para denunciar la situación política del país y la falta de libertades, al Asad declaró que "el proceso de reformas es para nosotros una convicción", que, según dijo, "se ha retrasado pero no detenido".

El mandatario valoró la importancia de un diálogo nacional para salir de la crisis en Siria y continuar con las reformas, pero lamentó que "un pequeño grupo de saboteadores" explote las peticiones de cambio.

"Ya hemos impuesto sanciones y estamos preparando la expansión de medidas restrictivas, y condenamos en los términos más firmes posibles la represión continuada de los ciudadanos en el país", declaró Ashton sobre la decisión de los ministros europeos de preparar nuevas medidas contra el régimen de al Asad.

En concreto, esas nuevas sanciones estarán dirigidas contra "individuos y entidades responsables o relacionadas con la violenta represión contra la población civil".

"Hasta que no se haya puesto fin a la violencia inaceptable contra la población civil y haya progresos decisivos para cumplir las aspiraciones legítimas del pueblo sirio, la UE mantendrá su actual política", subraya el texto de conclusiones aprobado por los ministros.

Según fuentes diplomáticas, el nuevo conjunto de medidas será aprobado durante la cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la UE que se celebrará en Bruselas los próximos jueves y viernes.

Los ministros de Exteriores condenaron firmemente el incremento de la violencia en el país, y consideraron que esa situación amenaza su estabilidad interna y también la de la región.

En ese sentido, instaron a las autoridades sirias a detener inmediatamente los actos de violencia contra la población y a respetar el derecho a la libertad de expresión.

También manifestaron su preocupación por los informes que delatan actividades militares por parte del régimen sirio especialmente en el norte del país, y pidieron que permitan inmediatamente el acceso de agencias humanitarias a esa zona.

Los ministros europeos recalcaron que la credibilidad y el liderazgo del presidente sirio dependen de la puesta en marcha de las reformas con las que él mismo se comprometió públicamente, como el levantamiento del estado de emergencia anunciado el pasado 21 de abril y que no se llevó a cabo sobre el terreno.