Un productor de música de la ciudad de Los Angeles testificó que unos pandilleros lo secuestraron en 2008 y le dijeron que el motivo era un "asunto" con Shaquille O'Neal y su socio, de acuerdo con transcripciones de una audiencia judicial preliminar.

En las versiones estenográficas, el productor Robert Ross — quien asegura que el ataque se debió a que dijo tener en su poder un video sexual donde aparece el basquetbolista — declaró que sus secuestradores lo golpearon y le pidieron una "videograbación".

Extractos de la audiencia preliminar del 13 de junio del juicio a siete pandilleros acusados de secuestro, robo, asalto y asociación ilícita en el ataque contra Ross fueron publicados en la edición dominical del diario Los Angeles Times en internet.

Ross declaró que en cierto momento tuvo en sus manos el video obtenido del sistema de seguridad de su casa donde la entonces estrella de la NBA está teniendo sexo con una mujer, pero la cinta fue regrabada.

Cuando un fiscal le preguntó si él realmente tenía ese video cuando sucedió el ataque, Ross respondió que "se terminó, se fue".

En declaraciones con los investigadores, O'Neal y su socio Mark Stevens niegan estar involucrados y ninguno ha sido acusado o mencionado en la demanda criminal.

El abogado Nicholas Tonsich, que representa a O'Neal y a Stevens, no respondió a un mensaje telefónico dejado el domingo en la mañana por The Associated Press.

El testimonio de Ross continuará el 6 de julio.