El gobierno panameño informó el domingo que Estados Unidos dio su "consentimiento" a Francia para la extradición del ex dictador Manuel Antonio Noriega al país centroamericano.

La Cancillería dijo en un comunicado que mediante una nota diplomática fechada el 16 de junio, la embajada de Estados Unidos en Panamá comunicó que Washington "dio su consentimiento" a Francia, el 24 de mayo, para la repatriación del ex general panameño.

De acuerdo con las autoridades, Francia había consultado a Estados Unidos el tema de la extradición.

El gobierno del presidente Ricardo Martinelli, que asumió en julio del 2009, envió tres pedidos de extradición a las autoridades francesas desde que el ex hombre fuerte fue enviado en abril de 2010 desde Estados Unidos al país europeo para que enfrentara un proceso por blanqueo de capitales, tras el cual fue condenado a varios años de cárcel.

La Cancillería señaló que "se encuentra a la espera de que el gobierno de la república francesa comunique de manera oficial su decisión en torno a las solicitudes de extradición", y reiteró su interés en lograr ese trámite con el fin de que Noriega "pueda cumplir las sentencias dictadas por las autoridades judiciales panameñas".

El aval de Estados Unidos a la extradición de Noriega es para que éste enfrente la sentencia por 20 años que le impuso la justicia panameña por el asesinato del dirigente opositor y médico Hugo Spadafora, ocurrido en septiembre de 1985.

Por ese caso, Panamá giró una de las tres solicitudes de extradición a Francia.

Noriega, de 77 años, fue derrocado tras la invasión de Estados Unidos del 20 de diciembre de 1989. Posteriormente, se le llevó a Estados Unidos, donde se le condenó por cargos de narcotráfico.

Noriega asumió el control de las fuerzas armadas panameñas y del país en 1983.