Decenas de miles de yemeníes salieron el lunes a las calles de la capital y exigieron que abandone el país el hijo del presidente.

Ahmed Salé, de 42 años, otrora considerado heredero del poder, dirige el cuerpo de élite de la Guardia Presidencial.

Esta fuerza ha encabezado la represión contra los manifestantes que demandan cambios democráticos desde el inicio de la revuelta en febrero.

Los manifestantes exigieron el lunes que se vayan del país Ahmed Salé y el hermano de éste, Jaled, quien también es comandante del ejército.

El presidente Alí Abdalá Salé, quien ha gobernado Yemen casi 33 años, resultó herido de gravedad durante un ataque lanzado a principios de mes contra el recinto presidencial y recibe atención médica en Arabia Saudita.

Un funcionario del partido gobernante anunció la semana pasada el próximo regreso del gobernante a pesar de la intensificación de las demandas internas y externas de que dimita.