Casi todas las cadenas minoristas de Estados Unidos están bajo un ataque legal en California por no proporcionar "asientos apropiados" para los cajeros y otros empleados que deben pasar la mayor parte de su jornada laboral de pie.

Decenas de abogados laborales están utilizando una ley de California para llevar a juicio a minoristas como Wal-Mart, Home Depot y Target, alegando que carecen de suficientes asientos para sus trabajadores.

Los minoristas enfrentan millones de dólares en posibles pagos de compensación por daños. La ley exige que el patrón pague por la primera infracción hasta 100 dólares por empleado y por periodo de pago y el doble si hay infracciones posteriores.

Los abogados dicen que dichas sanciones pueden representar sumas muy fuertes para los minoristas, que emplean a cientos de miles de californianos.

Eric Steinert, un abogado que representa a varios de los negocios demandados, dijo que algunas de las primeras demandas fueron presentadas en 2009 y se basan en una disposición oscura del Código Laboral que se refiere a una orden emitida por la Comisión del Bienestar Industrial.

"Todos los trabajadores deberán tener asientos adecuados cuando la naturaleza del empleo permita razonablemente el uso de asientos", dice parte de la disposición.

La primera de dos decisiones clave que volvieron esa disposición en ley — una en un juicio contra la cadena 99 Cents Only Stores y otra contra el minorista Home Depot — se publicó en noviembre y poco después comenzó una estampida a los tribunales. Los abogados creen que se han presentado más de 100 demandas en todo el estado.

Los abogados de los minoristas dicen que la próxima batalla será la definición de "asientos adecuados", así como la determinación de daños y perjuicios correspondiente cuando las tiendas no cumplan con la norma.