Altos líderes del Partido Demócrata expresaron beneplácito por la renuncia de uno de sus legisladores, cuyos mensajes de contenido sexual por internet amenazaban afectar al partido en las elecciones del 2012.

El representante Anthony Weiner, de 46 años, anunció el jueves su renuncia, cediendo al escándalo que suscitó la difusión hace tres semanas en un portal conservador de una fotografía de una entrepierna masculina cubierta con ropa interior.

Según el cibersitio, la imagen fue enviada desde la cuenta de Weiner en Twitter a una mujer. En un principio, el legislador había negado que la foto fuera de él.

Desde entonces, varias mujeres, entre ellas una actriz porno, dijeron que sostuvieron comunicación en línea con el entonces representante. Weiner, casado, reconoció después que había enviado mensajes y fotos de carácter inapropiado por internet.

En su breve despedida, Weiner dijo que en un principio tenía esperanzas de que se dispara la controversia, pero después admitió que "la distracción que he generado hizo eso imposible".

La dirección del Partido Demócrata llegó a la misma conclusión y estaba preocupada de que la atención pública intensa centrada en Weiner — además de las diatribas republicanas que sobrevendrían — complicarían sus esfuerzos de campaña con vistas al 2012.

"El representante Weiner tomó malas decisiones en sus actos y en su reacción ante las revelaciones", dijo la líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en un comunicado difundido después del anuncio del legislador. "Hoy tomó la decisión correcta al renunciar".

Después de que en un principio solicitara una pesquisa a la comisión de ética de la cámara baja, Pelosi había exigido la dimisión de Weiner e intensificó la presión el sábado con la reunión que sostuvo con el representante Steve Israel y la representante Debbie Wasserman Shultz, líder del Comité Nacional Demócrata.

El presidente Barack Obama incrementó la presión dos días después con su afirmación de que él renunciaría si se encontrara en la situación de Weiner. Después de la dimisión del legislador, Obama dijo al canal televisivo ABC que les desea "buena suerte al representante Weiner y a su adorable esposa".