Las oraciones pudieron haber dado resultado para la recuperación de una reliquia religiosa de 780 años de antigüedad que fue robada de una iglesia cerca de Los Angeles.

La policía de la ciudad de Long Beach informó el jueves que detuvo a una persona y rescató la venerada pieza de San Antonio de Padua que fue sustraída a principios de la semana de una iglesia del mismo nombre.

Las autoridades anticiparon que los detalles del caso serían divulgados en una rueda de prensa programada para la noche del jueves.

La pieza fue robada del interior de una vitrina en el altar el lunes, que fue el día de San Antonio, el santo patrono de los objetos y las causas perdidas.