A punto de cumplir tres años en el poder, el presidente Fernando Lugo reemplazó el viernes a tres ministros. Aunque no se explicaron los motivos de su remoción, su salida estaría vinculada con su rechazo a una propuesta para reformar la constitución y permitir un segundo mandato del ex obispo católico.

El vocero del palacio de gobierno Rubén Penayo informó los cambios ministeriales sin explicar los fundamentos de los relevos. El general retirado Cecilio Pérez dejó el Ministerio de Defensa para ponerse al frente de Obras Públicas en reemplazo de Efraín Alegre; el comisario policial retirado Federico Acuña sustituyó a Rafael Filizzola en Interior y el general retirado Luis Roig asumió en Defensa Nacional.

Alegre aclaró en conferencia de prensa que no renunció al cargo y que "el presidente Lugo me pidió que dejara el ministerio luego de que yo le manifestara que no estaba de acuerdo con una campaña mediática realizada por un grupo de partidos de izquierda que apoyan su reelección, prohibida por la constitución".

En tanto, Filizzola comentó en otra reunión con periodistas que el jefe de Estado "me comunicó la decisión de cambiarme y yo le respondí que como presidente tenía el derecho y el poder de hacerlo".

Agregó que "no me dio explicaciones pero también soy uno de los que se oponen a su eventual reelección solicitada por partidos de izquierda".

Lugo manifestó recientemente "no quiero ni busco mi reelección".

La aparente negativa coincidió con las declaraciones realizadas a la AP un día después de ganar las elecciones de abril de 2008: "Cuando termine mi mandato en agosto de 2013 iré a mi casa a leer y a escribir".

De todos modos, la alianza Frente Guasú (Frente Grande, en idioma guaraní), integrado por partidos, sindicatos, organizaciones sociales y campesinas de izquierda, recolectó 30.000 firmas para pedir al Congreso una enmienda de la constitución que permita la reelección presidencial para un segundo mandato consecutivo.

La solicitud aún no fue presentada ante el Parlamento "porque el pueblo está tan entusiasmado con la idea que tal vez podamos reunir finalmente 50.000 firmas", dijo la activista Rocío Casco del Partido Movimiento al socialismo (P-Mas).

Lugo, de 60 años, asumió el mando en agosto de 2008 para un periodo de gobierno de cinco años.