La nube de cenizas del volcán Cordón Caulle dio la vuelta al mundo 13 días después que el macizo andino entrara en erupción y volvió el viernes a Chile causando alteraciones en los vuelos al extremo sur del país.

La aerolínea LAN canceló preventivamente vuelos a las ciudades de Puerto Montt, Coyhaique y Punta Arenas, en el sur y extremo sur del país, mientras la fuerza aérea seguía la evolución de la nube de cenizas fue llevada por el viento hacia el este, hasta dar la vuelta al globo terráqueo.

Las autoridades informaron que la nube volvió por el oeste al territorio chileno, sobre la ciudad de Coyhaique, a 1.700 kilómetros de esta capital y unos 800 kilómetros más al sur del lugar de la erupción del volcán.

"La punta de la pluma que se desplazó alrededor del mundo está más o menos frente a Coyhaique de acuerdo al desplazamiento de los vientos y es lo que estamos monitoreando", dijo Pablo Ortega, secretario general de la Dirección de Aeronáutica Civil.

Ortega señaló que un avión será enviado a la zona para evaluar el desplazamiento de las cenizas, que provocó serios contratiempos anteriormente en la navegación aérea en Argentina, Uruguay, Brasil y también en Australia y Nueva Zelanda, y obligó a la cancelación de muchos vuelos en esos países.

La situación estaba prevista por las autoridades chilenas, que estimaban que la nube de cenizas retornaría a Chile hacia el sábado. Hasta ahora la alta nube desprendida del volcán, que llegó a tener hasta unos 10.000 metros de altura no había causado alteraciones en los vuelos internos del país.

Sólo había forzado a la evacuación preventiva de unas 3.500 personas, pequeños agricultores y campesinos, que viven en la zona próxima al volcán, de unos 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar.

Por contraste, en las zonas aledañas al volcán la situación tiende a la normalidad, según informó la autoridad, que autorizó el retorno de muchos de los 540 evacuados que se mantenían en un albergue.

La columna de cenizas ha disminuido a unos 2.000 metros y según informó la víspera Enrique Valdivieso, director del Servicio Nacional de Geología y Minas, Sernageomin, las emanaciones de lava que posiblemente comience a desprender el volcán no revestirán peligro.

"Son lavas cortas, con un alto porcentaje de sílice, por lo tanto son lentas en desplazamiento y poco material y sólo se desplazarán en la zona alta del complejo, no hacia el valle", dijo Valdivieso.

El gobernador de la provincia de Ranco, Eduardo Holck, señaló a su vez que el volcán "ahora sólo emana vapor y ceniza fina que se desparrama por el valle del (río) Nilahue".

Ese y otros ríos de la zona fueron examinados por expertos para determinar si estaban contaminados, lo que fue desestimado por los análisis practicados por el Instituto de Ciencias de la Tierra de la Universidad Austral de Valdivia. Los materiales sólidos que llevan los ríos no constituyen una amenaza para el consumo humano y animal, según los estudios.

El gobierno en todo caso mantiene la alerta roja para localidades próximas a El Caulle y el Sernageomín advirtió que la actividad volcánica se reanude "con episodios similares o superiores en intensidad a los ya ocurridos".

El gobierno de la provincia argentina de Neuquén informó que después de varios días se restablecieron los servicios de energía eléctrica y agua al 70% de la población de Villa la Angostura, 1.630 kilómetros al suroeste de Buenos Aires, una de las localidades más afectadas por la caída de cenizas del Cordón Caulle.

El Ente de Agua y Saneamiento (EPAS) informó que su personal "se abocará a un relevamiento de fallas en la red, esto implica la detección de áreas de baja presión, roturas y pérdidas, entre otras falencias", citó la agencia de noticias estatal Télam.

--

La periodista Mayra Pertossi, de Buenos Aires, contribuyó a esta información.