La asociación del fútbol de Corea del Sur suspendió el viernes de por vida a diez jugadores acusados de estar involucrados en el arreglo de partidos.

La liga formuló el anuncio el viernes por la noche después de una reunión de su comité disciplinario. Señaló que las sanciones fueron las más severas que podía implementar.

Entre los castigados de por vida está Kim Dong-hyun, del club militar Sangju Sangmu, quien ha jugado seis partidos con la selección nacional. Kim es el jugador más importante implicado en el escándalo.

Un undécimo futbolista, Kim Jung-kyum de los Acereros de Pohang, fue sancionado por cinco años.

Los jugadores al parecer aceptaron dinero de apostadores ilegales para contribuir a que sus equipos perdieran partidos.

Un ex jugador de la liga, que supuestamente estaba implicado, fue hallado sin vida este mes en lo que pareció un suicidio.

Ocho de los jugadores proceden del mismo equipo, Daejeon Citizen.

Kwak Young-cheol, titular del comité disciplinario, dijo que el castigo simboliza la gravedad de los cargos.

"Esta decisión demuestra nuestra determinación para lidiar con actividades corruptas e ilegales en los deportes", dijo Kwak en una declaración.

Agregó que las suspensiones serán revisadas si los jugadores son absueltos en los procesos penales que, de encontrarlos culpables, podrían enviarlos a prisión.