Los israelíes comenzaron el viernes una modesta revuelta contra el precio del queso cottage en una región donde reinan las movilizaciones motivadas por Facebook.

Unas 75.000 personas se habían unido el viernes a un grupo en Facebook para boicotear al queso cottage, un elemento básico en la dieta israelí, hasta que los precios bajen.

Motivados por la indignación, algunos supermercados ya pusieron en oferta el queso cottage.

El precio ha subido hasta 39% desde 2008, de acuerdo con el diario financiero The Marker. Un envase de 250 gramos (unas 9 onzas) ahora se venden en muchos supermercados por casi 8 shekels (2,30 dólares).

Los consumidores culpan a tres grandes compañías que controlan el mercado de fijar los precios.

El organizador de la protesta, Yitzhak Alrov, dijo que el queso sólo es "un símbolo" del alto costo de vida en Israel.