Una gigantesca esmeralda en bruto, de 1,84 kilos y 15.000 quilates, es la principal atracción de una feria internacional de minería que se realiza en Bogotá y donde se exhibe por primera vez la enorme pieza verde.

Hallada hace 12 años en las minas de Muzo, en el departamento de Boyacá y a unos 75 kilómetros al norte de Bogotá, la piedra ha sido celosamente guardada en bóvedas de su propietaria: una sociedad de empresas mineras colombianas llamada Coexminas, explicó el viernes Santiago Soto.

Soto es vocero de "Minergemas 2011" o la feria minera internacional que se desarrolla desde el 16 de junio y hasta este domingo en un centro de convenciones de la ciudad.

Aunque "Fura" -- nombre dado a la enorme roca verde por una vieja leyenda indígena sobre la hija de un cacique-- se ha exhibido internacionalmente, nunca lo hizo en Colombia por razones de seguridad. Ahora con el apoyo de los organizadores de la feria, la piedra permanece en un cubo de vidrio transparente y blindado, agregó Soto en una entrevista con la AP en la sala donde es exhibida la esmeralda en bruto o sin cortar, tallar y pulir.

"'Fura' no se dividió porque pierde su valor...esta es una piedra única en el mundo. Es muy difícil o casi imposible encontrar otra piedra similar...y no sé decirle por cuánto dinero está asegurada", agregó Soto al ser interrogado las causas por las cuales la piedra no fue transformada en joyas como brazaletes o collares o el valor total de la piedra en su forma actual.

Pero "para que usted se dé una idea: un quilate en el mercado puede ir entre los 1.000 a los 100.000 dólares, dependiendo de la calidad. Fura tiene 15.000 quilates...es incalculable", dijo Soto.

Junto con Brasil y Zambia, Colombia está entre los primeros exportadores de esmeraldas del mundo, según la Federación Nacional de Esmeraldas de Colombia (Fedesmeralda).

Colombia produce en promedio unos 7.000 quilates anuales de esmeraldas, de los cuales 95% va al mercado de exportación a Estados Unidos y Asia, en ventas externas que generan entre 120 a 140 millones de dólares, dijo en diálogo telefónico Oscar Baquero, presidente de Fedesmeralda.

Las esmeraldas más costosas en los mercados internacionales están marcadas por su transparencia, por la saturación de su color, por su tamaño y por su forma, explicó Baquero.

Por años, el negocio colombiano de esmeraldas ha estado rodeado de un manto de sospechas y acusaciones debido a que en el pasado algunos de sus más reconocidos productores, como Víctor Carranza, fueron investigados y detenidos en la década de 1990 porque habrían promovido junto con el narcotráfico el surgimiento de grupos paramilitares.