La Unión Internacional del Ciclismo prohibió a los ciclistas que violen las leyes de dopaje trabajar para un equipo en ese deporte después de sus carreras como competidores.

La nueva regla fue anunciada el viernes y entrará en vigencia el mes próximo pero no se aplicará retroactivamente, dijo el comité de dirección de la UIC.

La regla estipula que los pedalistas hallados culpables de infringir las leyes antidopaje no pueden recibir una licencia que les autorice a "desempeñar un papel en el ciclismo como miembro del personal de un equipo".

El comité "es consciente de las dificultades que podría implicar la adopción de dicha medida, pero desea una vez más confirmar su determinación de dar todos los pasos necesarios para oponerse a toda forma de práctica ilegal en nuestro deporte", dijo la UIC en una declaración al término de su reunión de dos días.

La regla no afectará a figuras como Bjarne Riis, quien admitió haberse dopado durante su victoria en el Tour de Francia de 1996 y ahora dirige el equipo Saxo Bank-Sungard, que incluye al actual campeón del Tour, Alberto Contador.

El comité ratificó además una medida que responsabiliza a los equipos por los costos generados por los casos de dopaje, actualmente a cargo de la UIC.

Asimismo ratificó una propuesta del Consejo del Ciclismo Profesional que impide que los incursos en dopaje que hayan sido suspendidos durante por lo menos dos años ganen puntos de la UIC con equipos durante otros dos años.

Esta medida probablemente desalentará a los equipos a contratar ex sancionados, ya que el sistema de puntuación de la UIC se utiliza para determinar qué equipos reciben invitaciones automáticas a las principales carreras, incluso los tres tours mayores.