El gobierno de Bolivia lamenta el "incidente" fronterizo con Chile en el que "no hubo mala intención" en la incursión de una patrulla militar boliviana detenida en territorio chileno, aseguró el sábado el vicecanciller Juan Carlos Alurralde, tras una protesta de Santiago.

"Lamentamos este incidente y manifestamos nuestro respeto a normas fronterizas. Es un hecho aislado que no significa un conflicto de mayor magnitud", dijo en rueda de prensa el canciller Alurralde.

Poco antes, el vicepresidente Alvaro García dijo que el gobierno de La Paz ofrecerá "las disculpas del caso" si las investigaciones confirman la incursión de 14 militares bolivianos quienes portaban armas de reglamento y estaban a bordo de dos vehículos con patentes de Chile en el momento de su detención el viernes en la madrugada.

Según Alurralde, la patrulla militar transportaba dos vehículos chilenos confiscados a contrabandistas bolivianos y en su recorrido hasta la localidad de Pisiga en Bolivia "es posible que haya traspasado la frontera" en una zona donde "no hay claridad en los límites fronterizos" en el salar de Coipasa.

La Cancillería boliviana entregó el sábado un carta a su par de Chile con las explicaciones del caso. Los cancilleres David Choquehuanca y su colega chileno Alfredo Moreno hablaron el viernes en cuatro oportunidades.

"Estamos a la espera de que nuestros soldados, nuestros oficiales, regresen a su cuartel porque ellos estaban cumpliendo una misión patriótica, una misión legal" de lucha contra el contrabando, dijo a su vez García.

El incidente se produce en momentos de tensión diplomática entre ambos países tras la decisión de Bolivia de suspender negociaciones y demandar a Chile ante la falta de respuestas a su centenaria demanda de una salida propia al mar que este país perdió en una guerra con su vecino en 1879.

El gobierno de La Paz ordenó esta semana un despliegue de soldados en la frontera con Chile para repeler el contrabando de autos usados que ingresan desde ese país.

Alurralde dijo que Bolivia espera una cooperación de Chile para combatir el delito en la frontera común.