La diferencia en la tasa de muertes por cáncer entre los egresados de universidades y los que sólo terminaron la secundaria está ampliándose en Estados Unidos, indicó el viernes la Sociedad Oncológica Estadounidense.

Entre los hombres, aquellos con menos estudios murieron de cáncer a tasas 2,5 veces más elevadas que los que tenían títulos universitarios, según las últimas estadísticas. A principios de la década de 1990 fallecieron a un ritmo dos veces superior que los hombres con más educación.

Entre las mujeres, las cifras no son tan completas pero sugieren una creciente diferencia. Las estadísticas, a partir del 2007, comparan a las personas entre los 25 y los 64 años.

Las personas con títulos universitarios experimentaron un descenso significativo en las muertes por cáncer, mientras que las que tienen menos estudios registraron una modesta mejora, y en ocasiones ninguna, explicó Elizabeth Ward, que supervisó el estudio realizado por la sociedad oncológica.

La institución estima que este año habrá casi 1,6 millones de casos nuevos en Estados Unidos, y 571.950 muertes. Destacó además que la incidencia general de defunciones por cáncer ha estado mermando desde principios de la década de 1990, aunque la baja ha sido mayor en algunos grupos que en otros.

Los especialistas creen que las diferencias se deben al nivel de estudios, los ingresos personales y dónde viven, entre otros factores. Los investigadores gustan de emplear los estudios como parámetro comparativo, ya que los certificados de defunción incluyen esos datos.

"Solamente porque medimos el nivel de estudios no significa que pensemos que el nivel de enseñanza sea la razón directa" por las diferencias entre los grupos poblacionales, dijo Ward.

Empero, el nivel de muertes por cáncer relacionado con el nivel de estudios es sorprendente.

Entre todos los tipos de cáncer entre los hombres, hubo 56 muertes por cada 100.000 entre aquellos que acudieron por lo menos 16 años a las aulas, frente a 148 muertes entre 100.000 entre aquellos con no más de 12 años de estudios escolares.

Entre las mujeres, el índice fue de 59 por cada 100.000 entre aquellas con más estudios, y 119 por cada 100.000 entre las que tenían menor nivel de enseñanza.