River Plate, el equipo más exitoso en la historia del fútbol argentino, figura en un grupo de seis equipos con la posibilidad de perder la categoría este fin de semana cuando concluya el torneo Clausura, con varios partidos envueltos en controversias de todo tipo.

Con Vélez Sarsfield consagrado campeón de antemano, el de River-Lanús es uno de los encuentros que se juega bajo sospecha.

River, Olimpo y Tigre buscan evitar la Promoción, una zona que implica jugarse la semana próxima la permanencia en la categoría superior con un equipo de la segunda división, mientras el objetivo de Gimnasia, Huracán y Quilmes es salvarse del descenso directo.

Dos de esos equipos terminarán en Promoción y otros dos perderán la categoría, algo que se sabrá cuando esos seis equipos en peligro jueguen el sábado a la misma hora.

River, aún ganando su duelo en casa con Lanús, solo se salvará de jugar la Promoción si Olimpo pierde o empata en su visita a Quilmes. Si Olimpo sale airoso en ese duelo, deberá desempatar en un partido en cancha neutral con River para ver quién queda en la zona de Promoción.

Dentro de múltiples variantes, existe la posibilidad de que haya un triangular entre River, Olimpo y Tigre.

Eso se daría si River vence a Lanús, Olimpo le gana a Quilmes y Tigre iguala en su choque como visitante con Argentinos Juniors. Si ello ocurre, los tres equipos terminarán con el mismo promedio y deberán disputar un triangular en canchas neutrales para determinar cuál de los tres termina disputando la Promoción.

"Fuerza, coraje y vamos River", dijo el presidente de los Millonarios Daniel Passarella al cerrar el jueves una reunión con la comisión directiva, según el deportivo Olé del viernes.

Fue la única expresión que trascendió de algún miembro de River, ya que tanto el técnico Juan José López y como sus jugadores no hablaron con la prensa durante la semana.

Aunque River marcha octavo sobre 20 equipos, su situación es complicada porque en Argentina los descensos y la Promoción se determinan por el promedio de la suma de puntos de los últimos seis campeonatos en tres años, lo que significa 114 partidos.

Con 33 títulos, el último de ellos en el Clausura de 2008, River es el más ganador del fútbol argentino y nunca se fue al descenso ni tuvo que pelear por su permanencia en la primera división. River tiene 10 títulos más que su escolta Boca.

Como su suerte no depende de si mismo, River ruega para que Quilmes, implicado en el descenso directo, no pierda ante Olimpo.

Olimpo se toma con calma versiones en el mundo del fútbol que insinúan que River podría ser beneficiado de alguna manera ante Lanús, que si gana saldrá subcampeón, y que todo lo contrario le ocurriría a Olimpo con Quilmes.

El presidente de la Asociación del Fútbol Argentino Julio Grondona enrareció el panorama el jueves cuando declaró a una radio que River "es uno de los equipos con mayor posibilidad de no tener (que jugar) la Promoción. Me da la sensación de que no la va a jugar".

El presidente de Olimpo, Alfredo Dagna, destacó que "no es algo que me gusten" esas declaraciones de Grondona.

"Yo creo que todo es más humo que realidad", restando importancia de alguna manera versiones que dicen que de alguna manera River podría contar con ayuda para evitar la Promoción. "Uno no es ningún ingenuo, pero lo único que podemos hacer es jugar al fútbol".

Los otros que tendrán la última oportunidad para eludir el descenso directo, además de Quilmes, son Gimnasia y Huracán.

Gimnasia visitará a Boca Juniors y Huracán visitará a Independiente.

En Gimnasia se despedirá su ídolo Guillermo Barros Schelotto y otro tanto ocurrirá con Martín Palermo en Boca.

La suerte de Huracán depende de sí mismo, mientras que la de Gimnasia y Quilmes está en manos de otros.

Huracán-Independiente es otro partido que está bajo sospecha.

El técnico de Independiente es Antonio Mohamed, un confeso fanático de Huracán quien el 7 de mayo declaró que "antes de hacer descender a Huracán me voy del país".

Pues bien: Mohamed pondrá ante Huracán al cuarto arquero suplente, Diego Rodríguez, en lo que será su debut en primera. Mohamed dijo que sus otros arqueros se lesionaron, el último de ellos Hilario Navarro en una práctica el jueves.

"Toman de estúpida a la gente; ¿Cómo se van a lastimar los tres arqueros", se quejó el técnico de Quilmes Ricardo Caruso Lombardi, quien necesita una derrota de Huracán. "Es un partido que está lleno de penumbras y oscuridad".

Mohamed le respondió de inmediato: "Antes de hablar debe informarse. No me banco (soporto) el agravio".

Vélez, por su parte, recibirá el domingo a Racing en su estadio a la espera de festejar el título que obtuvo en la fecha anterior cuando le ganó 2-0 a Huracán.

Ese partido se jugó sin público como castigo a Huracán por disturbios que promovieron sus hinchas en un partido anterior.

Vélez no tuvo nada que ver con ese episodio pero sus simpatizantes no pudieron disfrutar de la consagración de su equipo.

La fecha se completa con Godoy Cruz-All Boys (sábado), Arsenal-Estudiantes, Newell's-Colón, Banfield-San Lorenzo (domingo)