Aún se reportan nuevas infecciones con el brote de E. coli en Europa que ha matado a 39 personas, pero el centro de control de enfermedades de Alemania dijo el viernes que hay indicios de que la crisis está amainando.

El número de infecciones reportadas en Alemania, el epicentro del brote, es ahora de 3.408 — cien más que la víspera_, incluyendo 798 personas que han desarrollado complicaciones graves que pudieran desembocar en insuficiencia renal, señaló el Instituto Robert Koch.

Aún así, su portavoz Susanne Glasmacher dijo que toda la evidencia indica que el brote está en declinación.

"A veces pasan días antes de que recibamos reportes de infecciones", dijo Glasmacher. "En general, podemos decir que el número de personas infectadas continúa bajando".

Treinta y ocho personas han muerto en Alemania y una en Suecia en la epidemia, cuyos orígenes fueron ubicados la semana pasada en germinados en una granja de verduras en el norte alemán.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, más de 100 personas han sido infectadas en otros 13 países europeos, así como en Canadá y Estados Unidos.

El ministro de Salud de Alemania advirtió que, aunque el brote está amainando, es posible que haya más muertes.

Las autoridades siguen recomendando que los consumidores no coman ningún germinado de verduras, mientras tratan de determinar cómo llegó la bacteria a la granja, ya sea a través de los trabajadores, en semillas o por agua contaminada.

El viernes, autoridades de salud en Holanda dijeron que la variante de E. coli detectada en retoños de remolacha no había sido vista anteriormente en el país, y que investigadores enviaron muestras para más análisis a laboratorios en Italia y Dinamarca.

No se han reportado casos de enfermedad por esa variante, dijeron las autoridades holandesas.

La ministra de Salud Edith Schippers dijo que los nuevos análisis demorarán semanas.

_____

Mike Corder contribuyó a esta nota desde La Haya.