Ayman al-Zawahri, el recién nombrado jefe de al-Qaida, no tiene el carisma ni las habilidades de Osama bin Laden como líder terrorista, dijo el jueves el secretario de Defensa estadounidense Robert Gates.

Pero agregó que el nombramiento del ex número 2 de al-Qaida para tomar el lugar de bin Laden es un recordatorio de que el grupo terrorista sigue activo y debe ser perseguido.

"A pesar de haber sufrido una gran pérdida con el asesinato de bin Laden y varios otros, al-Qaida busca sobrevivir, busca hallar reemplazos para quienes han sido muertos y sigue comprometida con la agenda que bin Laden le dejó", dijo Gates a reporteros en el Pentágono, en su última conferencia de prensa programada antes de su retiro a fin de mes.

El almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto, dijo que el ascenso de al-Zawahri no es sorpresivo, y que el nuevo líder recibirá la misma atención que Estados Unidos le dio a bin Laden.

"Así como buscamos y tuvimos éxito en matar a bin Laden, haremos lo mismo con Zawahri", dijo Mullen.

Bin Laden fue asesinado en una incursión de comandos especiales de la Marina estadounidense el 2 de mayo en Pakistán.

Al-Zawahri, un médico egipcio, es conocido como una figura divisora que no tendrá el mismo poder de inspiración que tuvo bin Laden.