Los restos de 104 personas que perecieron en un accidente aéreo en el 2009 en el Atlántico fueron llevados a Francia para su identificación.

Los restos y partes del fuselaje del vuelo 447 de Air France llegaron en un barco al puerto de Bayona en el Atlántico el jueves bajo estrictas medidas de protección de la policía y el ejército.

Los restos fueron descubiertos por robots submarinos a profundidades superiores a los 3.900 metros en abril casi dos años después de que el avión se hundió en el océano.

Los 228 pasajeros a bordo del avión fallecieron al momento del impacto en un vuelo que iba de Río de Janeiro a París.

Tres contenedores que guardan los restos del avión también fueron enviados a la ciudad francesa de Tolosa para ser analizados. Los cadáveres fueron enviado a París para ser identificados a través de pruebas de ADN.

Aún se desconoce cuál fue la causa exacta del accidente.