La empresa Virgin Australia se unió a otras aerolíneas y suspendió el jueves sus vuelos entre Australia y Nueva Zelanda debido a que la ceniza arrojada por un volcán en Chile se asentó en una altitud baja entre los dos países.

Sin embargo, la aerolínea australiana Qantas informó que reanudaría algunos servicios a esa nación isleña el viernes, la primera vez en casi una semana en que los aviones cruzarán el Mar de Tasmania.

Por su aparte ni Jetstar ni Virgin han tomado una decisión en cuanto a si deben reanudar o no sus vuelos para el viernes.

La erupción del volcán Cordon Caulle ha provocado graves interrupciones a los vuelos en el Pacífico sur pues ha dejado varados a decenas de miles de pasajeros desde el pasado fin de semana, cuando Qantas y Jetstar comenzaron a cancelar sus vuelos.

Nueva Zelanda prácticamente se encuentra aislada desde el domingo, y el servicio aéreo a las ciudades australianas de Melbourne, Adelaida, Perth y Hobart en la isla de Tasmania han sido suspendidos de manera periódica.

El jueves, cerca de 70 vuelos desde y hacia Nueva Zelanda fueron cancelados, lo que se incremento a miles de pasajeros que ya se habían visto afectados. No se supo de inmediato cuánta gente tendrá que esperar para volar el jueves.

Sin embargo, los vuelos domésticos dentro de Australia regresaron a la normalidad el jueves. Asimismo fueron preparados vuelos adicionales hacia y desde Perth, la puerta de entrada al occidente remoto de Australia, para disminuir los retrasos generados por la cancelación de vuelos el miércoles.