El carismático ex líder del movimiento de los campesinos sin tierra en Brasil fue arrestado el jueves bajo sospecha de malversar fondos públicos destinados a la reubicación de familias, dijo la policía federal.

José Rainha, veterano líder del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST, por sus siglas en portugués), fue arrestado en un área rural del estado de Sao Paulo luego de una investigación de 10 meses, de acuerdo con el comunicado de la policía.

Rainha es uno de 10 sospechosos buscados en conexión con la malversación de fondos públicos destinados a ayudar a activistas sin tierra a quienes se le están entregando lotes como parte de la reforma agraria en la región.

Las autoridades emitieron además órdenes de arresto contra siete líderes estatales del Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (Incra, por sus siglas en portugués). Entre ellos están el superintendente de Incra en Sao Paulo, Raimundo Pires, y dos coordinadores regionales.

La policía federal dijo que los sospechosos emplearon asociaciones cívicas y cooperativas para apropiarse ilegalmente de los fondos públicos. También son sospechosos de extorsionar a dueños de granjas que han sido invadidas por el MST, tala ilegal en áreas de conservación y otros cargos.

Rainha dice que sigue siendo el líder del movimiento, pero un portavoz de la organización dijo que el activista fue sacado del cargo y no lo ha representado desde hace cinco años.

El movimiento no ha emitido una declaración para comentar sobre el arresto.

Rainha ha sido detenido al menos otras cuatro veces, la más reciente en el 2003 por llevar un arma sin autorización, y en el 2005 por tomar parte en la invasión de una granja.

Bajo las leyes de reforma agraria en Brasil, el gobierno puede tomar tierras en barbecho y distribuirlas a campesinos que no tengan.

El movimiento de los trabajadores sin tierra está aliado con el Partido de los Trabajadores, del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, y de la presidenta Dilma Rousseff, pero la propiedad de tierras sigue concentrada en un número limitado de dueños. Casi 50% de las tierras cultivables pertenecen a 1% de la población, muestran estadísticas de una agencia gubernamental.

Activistas del MST a menudo ocupan granjas que consideran improductivas para presionar al gobierno a que acelere la reforma.