El secretario general de las Naciones Unidas Ban Ki-moon manifestó el jueves su preocupación por la falta de consenso con vistas a la Conferencia Mundial sobre Desarrollo Sustentable, conocida como Rio+20, que se celebrará el próximo año en Brasil.

En su primer día de visita a Brasil, Ban destacó que la cumbre que busca alcanzar un acuerdo mundial sobre desarrollo sustentable es la mayor prioridad de la ONU en la actualidad.

"Hemos estado lidiando con cambio climático, hemos alcanzado algunos avances, pero no hemos podido ponernos de acuerdo sobre un pacto amplio y globalmente aceptable", declaró en compañía del ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota.

Advirtió que el mundo enfrenta temas de seguridad alimenticia, seguridad energética, salud y escasez de agua.

"Todos estos temas están interconectados, necesitamos conectarlos y ver los temas de una manera amplia. Eso es lo que espero de la conferencia de Rio+20 bajo el liderazgo de la presidenta Dilma Rousseff", agregó el diplomático surcoreano.

Brasil fue el anfitrión de la primera cumbre sobre medio ambiente en 1992 que marcó el primer paso para un acuerdo sobre desarrollo sustentable y sentó las bases para las discusiones sobre el cambio climático.

La conferencia de junio de 2012, veinte años más tarde, buscará renovar el compromiso mundial en torno de un modelo de desarrollo sustentable, incluyendo una propuesta de "economía verde" dirigida a crear un modelo productivo que no depreda la naturaleza y ayuda a reducir la pobreza.

Las discusiones se han visto trabadas por discrepancias entre países ricos y en desarrollo, aunque el secretario general de la ONU no entró en detalles sobre las disputas. Acotó que "Brasil está en una posición estratégica para construir un consenso entre países desarrollados y en desarrollo".

Ban fue consultado sobre la aspiración brasileña a ocupar un escaño permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, pero se limitó a comentar que los países latinoamericanos deben tener una mayor representación en ese foro, sin comprometerse con Brasil.

Destacó que son los países miembros de la ONU los que deben decidir sobre la reforma del Consejo de Seguridad, incluyendo cuántos miembros tendrá y cuáles naciones lo integrarán.

El secretario general de la ONU tenía previsto encontrarse en horas de la tarde con la presidenta Rousseff, con quien discutiría sus aspiraciones de reelegirse en el cargo del organismo mundial.

Brasil fue la última escala de una gira que incluyó Colombia, Argentina y Uruguay.