El ex presidente colombiano Álvaro Uribe renunció a dar clases en la Escuela Nacional de Ingenieros de Metz, en el noreste de Francia, por las "presiones" de grupos de extrema izquierda que habían protestado contra su contratación, informó hoy la dirección del establecimiento universitario.

"El ex presidente no ha querido seguir interviniendo (en la universidad) en el marco manipulado por una facción de extrema izquierda que había desacreditado sin pruebas su mandato", afirmó el rectorado del centro en un comunicado.

El rector del centro, Pierre Padilla, explicó a Efe que Uribe "no quiere que grupúsculos de extrema izquierda pongan en tela de juicio su mandato de presidente (2002-2010)", al tiempo que lamentó que se acabe una colaboración docente muy intensa en los últimos años.

La contratación del ex presidente colombiano acabó en abril pasado, apenas un mes después de haber dado su primera lección sobre el "Desarrollo económico en América Latina", lo que había provocado una oleada de protestas de grupos de izquierda.

El eurodiputado comunista alemán Jürgen Klute promovió una carta que fue rubricada por una treintena de colegas en la que denunciaba las "violaciones sistemáticas de los derechos humanos, la impunidad y la corrupción" en Colombia durante el mandato de Uribe.

Padilla criticó esta iniciativa y la consideró "intervencionista".

"Yo no entro en política, creo que los colombianos son suficientemente mayores como para saber a quién eligen", afirmó el rector, quien vio como una "maniobra" la carta del eurodiputado alemán.

Padilla señaló que con la interrupción de la colaboración con Uribe "toda la cooperación docente que la Escuela iba a hacer con Colombia la hará ahora Alemania".

"Mientras el eurodiputado comunista alemán firmaba esa carta, era recibido en Berlín el actual presidente colombiano, Juan Manuel Santos, que había sido ministro de Defensa de Uribe. Si se hizo todo lo que dice, seguro que él estaba al corriente, y no le escuché protestar", aseguró el rector.

Agregó que su universidad colabora con la empresa francesa Dassault, que compite en Colombia por contratos a los que también aspira la germana Siemens.

Ingeniero "honoris causa" por esta Escuela, Uribe aceptó colaborar con un centro que había cooperado con su Gobierno en la reestructuración del sistema de formación en Colombia.

La universidad de Metz había destacado la contratación del hombre que se encargó del "restablecimiento de la autoridad del Estado en el conjunto del territorio" colombiano.

También destacó la colaboración de Uribe con EEUU en la lucha contra el terrorismo, su política para combatir el narcotráfico y la destrucción de campos de coca y su idea de "seguridad democrática" para llegar a una "solución negociada del conflicto" con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.