Una estatua gigante, semejante al Cristo Corcovado de Brasil, terminó de ser colocada el miércoles en un histórico cerro de esta capital mirando hacia el Océano Pacífico, ahondando la polémica que ha suscitado la obra por haber sido una decisión del ejecutivo sin consultar previamente a la municipalidad capitalina.

Imágenes de televisión mostraron el miércoles que ya la estatua --que será inaugurada por el presidente Alan García el 29 de junio-- se erguía sobre el Morro Solar, un cerro considerado patrimonio cultural del país por haber sido escenario de una batalla durante la Guerra del Pacífico entre Perú y Chile en el siglo XIX.

García, que ha denominado a la escultura el "Cristo del Pacífico", reveló que fue un sueño personal suyo erigir esa imagen en el litoral limeño e informó que la estatua fue construida con una donación de la empresa brasileña Odebrecht ascendente a 833.000 dólares, a la que él agregó un aporte personal de 100.000 soles (35.000 dólares). García entregará la presidencia a su sucesor Ollanta Humala el 28 de julio.

La alcaldesa Susana Villarán cuestionó en días pasados que no se le haya consultado respecto de la obra y que se haya copiado una imagen vinculada a la identidad brasileña. Dijo que iba consultar a los asesores legales para ver qué competencias tenia la municipalidad para oponerse a la instalación del monumento, pero el gobierno ha sido tajante diciendo que no le compete.

Según las autoridades, la autorización fue otorgada por la municipalidad del distrito de Chorrillos, en cuya jurisdicción se encuentra el Morro Solar.

"Un estatua de 37 metros que se pone de la noche a la mañana sin haber consultado a nadie como un regalo de Brasil para el presidente del Perú, porque él se quiere despedir dejando esta sorpresa aquí, bueno, quiero decirle que Lima tiene su alcaldesa y las cosas se consultan", afirmó el miércoles Villarán en entrevista con Radio Capital.

La alcaldesa prosiguió sus cuestionamientos a través de Twitter señalando que habiendo tantos artistas y arquitectos peruanos se pudo haber convocado a un concurso público, además que las donaciones privadas debieran ser usadas para financiar obras sociales.

"Invocó al presidente a reflexionar y escuchar a la sociedad civil", dijo en su cuenta Twitter el miércoles.

El Cristo del Pacífico ha desatado un debate en las redes sociales en donde se satiriza el supuesto deseo de García de eternizar el recuerdo de su segundo gobierno (2006-2011) a través de una estatua colosal. En Facebook se han creado grupos como "No queremos al Cristo del Pacífico", "No al Cristo de Alan" y "Sí al Cristo del Pacífico".

El arquitecto y urbanista Augusto Ortíz de Zevallos consideró que la estatua no aporta nada a la ciudad.

"Imitamos a Río justo cuando se hacen esfuerzos para promover la marca Perú y la identidad de Lima, que es una ciudad más antigua que Río con su propio perfil. La convertiremos en una copiona, no es un favor a la ciudad", sostuvo.