La Asamblea Nacional venezolana (AN, Parlamento), de mayoría oficialista, ratificó hoy la autorización solicitada por el presidente Hugo Chávez para ausentarse del país mientras requiera reposo para recuperarse de la operación a la que fue sometido el pasado viernes en La Habana.

"El presidente de la República está plenamente autorizado para mantenerse en la República de Cuba como consecuencia de la situación de salud sobrevenida hasta que se encuentre en condiciones de retornar a la República Bolivariana de Venezuela", dice el documento de la Asamblea Nacional.

El escrito resalta que "es evidente" que Chávez, quien debió ser intervenido de urgencia el pasado 10 de junio en Cuba de un absceso pélvico, está "en plenas facultades para el ejercicio de sus funciones constitucionales como Jefe de Estado".

El Parlamento ratifica así "la absoluta legitimidad, constitucionalidad, y vigencia de la autorización solicitada (...) por el presidente (...) y aprobada en la sesión ordinaria del 31 de mayo de 2011 para ausentarse del territorio nacional a partir del 5 de junio de 2011".

Chávez recibió permiso por parte del Parlamento para salir del país por unos cinco días, ausencia que se extendió por causa del imprevisto de salud y aún se desconoce la fecha de su regreso.

El acuerdo, aprobado por 94 votos chavistas, señala el rechazo a una supuesta "campaña de desestabilización emprendida por la derecha venezolana", cuyos voceros "haciendo eco de su más profundo odio e insensibilidad humana pretenden desinformar al país con el objeto de generar incertidumbre en el pueblo".

La diputada oficialista, Cilia Flores, dijo que los representantes de la oposición actuaban "como vampiros y vampiras", manipulando, aseguró, a la opinión pública.

Por su parte, la parlamentaria opositora, María Corina Machado reclamó que "el presidente pretende gobernar a Venezuela desde Cuba".

El opositor y exdiputado Pablo Medina dijo hoy a Efe durante la presentación a la prensa internacional del grupo antichavista "Frente Progresista por el Cambio" (FPC) que el hecho de que el mandatario se encuentre en Cuba por razones de salud "es obviar a los médicos venezolanos".

Medina señaló que "al pueblo le generó confusión" que el parte médico lo haya dado el canciller venezolano, Nicolás Maduro, "que no sabe nada de eso".

Asimismo, la opositora Pastora Medina, miembro del FPC señaló a Efe que esta situación "deja muy mal a los médicos venezolanos porque pareciera que todo se resuelve en Cuba".

Otra opinión manifestó a Efe el gobernador del estado Lara (oeste), Henri Falcón, quien también se presentó como representante del FPC: "Es un caso de salud, nadie quiere que el presidente de enferme, al contrario, ojalá se recupere y si hay que darle tiempo para que se recupere, pues está muy bien".