El verano en Hollywood sigue su curso de grandes estrenos y este viernes es el turno de "Green Lantern", el superhéroe de DC Comics al que da vida Ryan Reynolds, un actor que se enfrenta a su mayor reto y que asegura, en una entrevista con Efe, que "nunca" se siente cómodo en los rodajes.

"Realmente nunca estoy cómodo rodando", dijo este canadiense de 34 años, divertido y accesible a pesar de culminar su tercera jornada seguida de entrevistas. Dice su publicista que ha hecho cerca de 180 en esos días, pero Reynolds, sentado en una habitación de un hotel de Beverly Hills (California), parece encantado.

"Me tomo muy en serio mi trabajo. Puede parecer fácil desde fuera pero para mí siempre es un reto. Creo que si estuviera muy cómodo haciendo esto no me iría bien", explicó el exmarido de la actriz Scarlett Johansson y la cantante Alanis Morissette.

"Green Lantern" es su mayor reto hasta ahora. La cinta, dirigida por Martin Campbell con un presupuesto de unos 150 millones de dólares, narra cómo Hal Jordan (Reynolds), un piloto de pruebas aparentemente sin miedo a nada, se convierte en la única esperanza para salvar al universo de la amenaza de un brutal enemigo, llamado Parallax, gracias a la ayuda de un anillo con poderes.

El reparto del filme lo completan Blake Lively ("Gossip Girls"), Peter Sarsgaard, Mark Strong, Angela Bassett y Tim Robbins.

"Siempre quise dedicarme a esto, pero nunca imaginé lograr estar aquí, haciendo esta entrevista", afirmó el actor.

"Creo que la gente siempre es igual, ya sea al principio o en el auge de sus carreras. La fama y la atención sólo magnifica cómo eres, y yo siento que sigo siendo la misma persona que cuando llegué a Los Ángeles. Si fuera un completo idiota, ahora lo sería mucho más, pero creo que tengo los pies en el suelo y que piso tierra firme", declaró.

El personaje original de Green Lantern fue creado por el escritor Bill Finger y el artista Martin Nodell en 1946, aunque Hal Jordan nació años después, en 1959, también como miembro fundador de la Liga de la Justicia, el popular grupo de superhéroes.

"No conocía a fondo el personaje y creo que a muchos espectadores les pasará igual, pero la película toca temas universales y es todo un espectáculo", comentó Reynolds, a quien le atrajo la idea de retratar cómo el ser humano es capaz de "sobreponerse al miedo para crecer como persona".

Es la primera vez que el actor, protagonista de títulos como "Van Wilder" (2002), "Blade: Trinity" (2004) o "X-Men Origins: Wolverine", se embarca como protagonista en un proyecto de tal magnitud (109 días de rodaje, tres veces más de lo habitual), en el que hay tantas expectativas depositadas.

"Siento un poco de presión, pero realmente se trata de un esfuerzo conjunto. Todos nos jugamos algo con esta película y queremos que sea un éxito, pero yo siempre siento presión con cada cosa que hago. También la sentí rodando "Buried" (2010) y aún más para lograr estrenarla", comentó en alusión a la cinta independiente que rodó con el director español Rodrigo Cortés.

Reynolds sostiene que se siente atraído por directores "nuevos, hambrientos, creativos, inteligentes e implacables", adjetivos que según él, definen a Cortés, con quien ha mantenido contactos para repetir de nuevo.

"Es muy selectivo en lo que hace y yo ruedo varias cosas en un año, pero si sale algo estaré llamando a su puerta inmediatamente", apuntó el intérprete, que para encarnar de forma realista a Green Lantern tuvo que hacer "muchas pesas".

El actor, con un tren superior muy trabajado y piernas delgadas como hilos de alambre, comentó que su aspecto musculoso "es parte del trabajo" y que habitualmente corre, hace montañismo, abdominales y flexiones para mantener el tipo.