Al menos 18 personas han muerto en los últimos dos días en asesinatos de carácter étnico-político en la ciudad sureña de Karachi, la más poblada de Pakistán, informó hoy a Efe una fuente policial.

Entre los fallecidos hay miembros de la etnia pastún (la propia de los talibanes), mohayir (hablantes de urdu) y punyabíes, según la fuente.

Todos ellos fueron víctimas de los llamados "asesinatos selectivos", término con el que las autoridades se refieren a la muerte de ciudadanos -en ocasiones políticos, activistas o simples militantes de partidos- a manos de bandas criminales que los han puesto en su diana.

La fuente policial explicó que los asesinatos tuvieron lugar en el barrio obrero de Orangi -con gran presencia pastún- y en otras zonas como Kasba y New Town, en el norte de la costera Karachi, capital de la provincia sureña de Sindh.

La Policía ya informó ayer de ocho asesinatos selectivos y hoy elevó a 18 las víctimas mortales desde hace dos días.

Las diferentes etnias que luchan por la hegemonía política en Karachi están ligadas a partidos políticos que en ocasiones se ven obligadas a gobernar en coalición tanto en la provincia de Sindh como a nivel nacional.

Según un informe de la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP), el año pasado en Karachi fueron asesinadas 750 personas, con y sin vinculación a partidos políticos.