Las lluvias torrenciales e inundaciones en el centro y sur de China, una zona que hace apenas una semana sufría la peor sequía en medio siglo, han obligado a evacuar a más de 55.000 personas en las últimas horas, informaron hoy las autoridades a través de la agencia oficial Xinhua.

En los pasados 10 días, al menos 105 personas han fallecido y 63 se encuentran desaparecidas a consecuencia de estos desastres naturales, según anteriores informes del Ministerio de Asuntos Civiles.

Buena parte de estas evacuaciones, unas 53.000, se han producido en la localidad de Xianning, de Hubei (centro de China), una provincia donde en abril y mayo muchos grandes ríos y largos casi se secaron por completo a causa de la falta de precipitaciones.

También fueron desplazadas 2.700 personas en la vecina provincia de Guizhou, donde en los pasados dos días se registraron tres muertes de personas alcanzadas por rayos.

Otras cuatro personas murieron en los últimos días en la región de Mongolia Interior, en el norte de China, donde lluvias torrenciales y granizo han causado la muerte de 1.000 cabezas de ganado, una de las bases de la economía local.

Una de las zonas más afectadas por las inundaciones en los últimos días es la localidad de Yueyang, en la provincia sureña de Hunan, donde la semana pasada se vivió la peor tormenta en tres siglos, que causó la muerte de 29 personas y 20 desaparecidos debido a riadas y corrimientos de tierra.

El centro y sur de China sufre cada año, especialmente en los meses de verano, inundaciones y desastres naturales relacionados, que el pasado año causaron alrededor de 4.000 muertos, en una de las peores temporadas de lluvias de la última década.