El nombramiento del gobernador del Banco de Italia, Mario Draghi, como presidente del Banco Central Europeo (BCE) ha recibido hoy un primer espaldarazo del Parlamento Europeo, que ha aprobado en comisión un informe favorable a su designación como máximo responsable del regulador monetario europeo.

La Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara ha aprobado un documento de recomendación a favor de Draghi como sustituto del francés Jean-Claude Trichet, quien termina su mandato al frente del BCE el próximo 31 de octubre.

El informe con la recomendación ha recibido treinta y tres votos a favor, dos en contra y cuatro abstenciones.

La designación de Draghi deberá recibir en los próximos días el visto bueno del pleno del PE, si bien el papel de la Eurocámara en el nombramiento del presidente del BCE es meramente consultivo, ya que la decisión final queda en manos de los gobiernos nacionales.

Draghi es el único candidato a presidente del BCE tras recibir hace un mes el apoyo de todos los países de la zona euro, incluida Alemania, que en un principio prefería al ex gobernador del Bundesbank, Axel Weber, defensor a ultranza de férreas políticas de control de la inflación y que acabó retirándose de la carrera por el puesto.

El banquero italiano, que actualmente ya es miembro del Consejo del BCE, respondió ayer a las preguntas de los eurodiputados, que elaboraron el documento aprobado hoy.

Draghi defendió un estricto control de precios y una mayor integración económica para asegurar que los gobiernos de los estados miembros cumplan con las políticas de disciplina fiscal pactadas con las autoridades comunitarias.

Uno de los puntos calientes de su comparecencia fue el papel de Draghi como vicepresidente del banco de inversión estadounidense Goldman Sachs, que ayudó al anterior Ejecutivo griego a maquillar sus cuentas públicas para esconder los altos niveles de endeudamiento.

Draghi alegó que las malas prácticas de Goldman Sachs tuvieron lugar antes de su entrada en la compañía y que su trabajo se limitó a tratar con clientes del sector privado.

Asimismo, coincidió con Trichet al considerar perjudicial una reestructuración del paquete de ayuda a Grecia con participación privada, una medida defendida por Alemania y que los ministros de Finanzas de la zona del euro discutieron ayer sin alcanzar ningún acuerdo.

Así pues, salvo sorpresas de última hora, los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete aprobarán el nombramiento de Draghi en la próxima cumbre de la UE, que tendrá lugar en Bruselas los próximos días 23 y 24.