El incendio que ha consumido desde finales de mayo una enorme extensión del Bosque Nacional Apache-Sitgreaves, en el oriente de Arizona, es ya el más grande en la historia del estado, aunque son realmente menores los daños que ha causado en viviendas.

El llamado incendio Wallow ha forzado el desalojo de casi 10.000 personas en varias comunidades pequeñas en montañas y en dos localidades mayores en la periferia del bosque. Las llamas han quemado 11 inmuebles.

El vocero del mando de los bomberos, Alan Barbain, informó el miércoles que el incendio ha consumido 193,626 hectáreas (478.452 acres) de bosque, principalmente de pinos ponderosa. De esa superficie, 1.990 hectáreas (4.911 acres) están en Nueva México y 191.639 hectáreas (473.541 acres) en Arizona.

Con esa extensión, el incendio supera la conflagración forestal de Rodeo-Chediski del 2002, que comenzó con dos puntos en llamas y terminó siendo entonces el incendio forestal más grande en la historia del estado.

Las llamas en Chediski empezaron como un incendio de referencia y se unió a otro en Rodeo que fue prendido intencionalmente por un bombero que necesitaba trabajar. Juntos quemaron 1.896 kilómetros cuadrados (732 millas cuadradas), destruyeron 491 inmuebles y costó alrededor de 400 millones de dólares sofocarlo.