Un prominente legislador socialista renunció el jueves a su asiento en el Parlamento después de que fracasaran unas negociaciones entre el gobierno y opositores para conseguir mayor apoyo a las medidas de austeridad emprendidas en Grecia.

El ex ministro del Orden Público, Giorgos Floridis, anunció su renuncia horas antes de que el primer ministro griego George Papandreou diera a conocer una reestructuración en el gabinete.

La renuncia es el más reciente revés sufrido por Papandreou, quien enfrenta fuertes críticas en el seno de su partido antes de un voto crucial este mes sobre una nueva ronda de medidas de austeridad consideradas cruciales para evitar caer en cese de pagos en el verano.

Se esperaba ampliamente que Floridis, de 55 años, y quien ha criticado intensamente el lento avance de las reformas en Grecia, se incorporara al nuevo gobierno. Su renuncia no afecta la mayoría del gobierno en el Parlamento.

Las negociaciones para una coalición entre el gobierno y los rivales conservadores se colapsaron el miércoles, a pesar de semanas de presión por parte de la Unión Europea sobre los dos partidos para que alcancen un consenso sobre los recortes de gastos.

"Desafortunadamente, los liderazgos de los dos principales partidos políticos una vez más no pudieron sobreponerse a las circunstancias nacionales, de una forma políticamente imperdonable", escribió Floridis en su carta de renuncia.

"En lugar de sonar una alerta nacional, los partidos recurren a hacer sus propios cálculos. No hay una imagen más clara de un sistema político agotado y retraído".

Floridis, como viceministro de Finanzas y ministro del Orden Público, jugó un papel clave en las preparaciones de las olimpiadas de 2004 en Atenas.