Casi 1.000 personas han denunciado ser víctimas de fraudes de inmigración en Manhattan en los últimos cuatro años, aunque la fiscalía del condado asegura que los inmigrantes afectados por el problema son muchos más.

El Programa de Asuntos del Inmigrante de la fiscalía del condado de Manhattan ha recibido 1.934 llamadas de inmigrantes quejándose de todo tipo de fraudes --incluidos de vivienda y otros-- desde diciembre del 2007.

La mitad de esas denuncias tienen que ver con casos de personas que se hicieron pasar por abogados o por gente apta para lidiar con asuntos migratorios y que robó así cientos de dólares a inmigrantes que necesitaban arreglar su situación migratoria.

"El número real es mucho más alto", dijo Daysi Mejía, una dominicana que es la fiscal adjunta en el condado de Manhattan y que se encarga del programa. "El problema es que muchos inmigrantes no nos tienen confianza y no nos llaman para denunciar los casos. Muchos provienen de países corruptos donde no se confía en el gobierno".

Mejía explicó el miércoles durante una entrevista con la AP que un 42% de las denuncias recibidas son de hispanos.

Desde que el Programa de Asuntos del Inmigrante se inauguró en diciembre del 2007, sus encargados han hecho públicos un mínimo de 10 casos de fraude migratorio en que los culpables han sido encausados. Mejía explicó que muchos otros casos no se han divulgado para proteger a las víctimas.

La fiscal recuerda especialmente el de Wilmer Rivera Meléndez, un hispano de 63 años, que se hizo pasar por abogado y solicitó asilo para varios inmigrantes, obteniendo dinero de 14 de ellos. Meléndez fue procesado en el 2009 pero sus víctimas siguen batallando su deportación en la cortes de inmigración.

"Dichosos los que sólo pierden dinero", dijo Mejía en sus oficinas de las fiscalía. "Hay casos en los que no sólo se pierde dinero sino que una familia entera queda desbaratada, con familiares deportados".

La semana pasada una mexicana, Teresa Martínez, fue sentenciada a tres años de libertad condicional por engañar a dos compatriotas haciéndose pasar por abogada y prometer conseguirles tarjetas de residencia permanente a cambio de 12.000 dólares.

El gobierno estadounidense anunció la semana pasada una campaña para combatir la propagación de personas que brindan asesoría sobre leyes migratorias de manera ilegal.

La iniciativa, dirigida por los departamentos de Seguridad Nacional, de Justicia y la comisión comercial federal (FTC por sus siglas en inglés), pretende enjuiciar a quienes ofrecen servicios legales ilegítimos y educar a la población para que eviten ser víctimas.

En el 2010, las autoridades del estado de Nueva York actuaron contra al menos 21 organizaciones e individuos que engañaron a inmigrantes prometiéndoles visados, tarjetas de residencia y hasta la ciudadanía estadounidense, según datos de la oficina del procurador general. A finales del 2010, la oficina del procurador estaba investigando a más de 100 individuos y empresas por estafar a inmigrantes en el estado.

El Programa de Asuntos del Inmigrante de la fiscalía de Nueva York es uno de los pocos en el país que se dedica a este tipo de trabajo.

Mejía dejó claro que su oficina protege la identidad de los indocumentados que han sido víctimas de un fraude migratorio y que éstos pueden denunciar su caso llamando al 212 335 3600. Un acusado de este crimen puede llegar a pasar de 10 a 20 años en prisión.

__

Claudia Torrens está en Twitter como @ClaudiaTorrens

__

En Internet:

Programa de Asuntos del Inmigrante: www.manhattanda.org