Filipinas ha derribado varios postes de madera instalados por China cerca de unas islas de soberanía disputada en el Mar de China meridional, indicaron hoy fuentes militares.

El portavoz de la Marina filipina, teniente coronel Omar Tonsay, aseguró a Efe que quitaron en mayo los postes cerca del arrecife de Recto porque "en este caso no se trata de islas disputadas, esas aguas pertenecen a Filipinas".

Aunque las estructuras no tenían ninguna enseña de China, Tonsay indicó que los datos que manejan revelan que fueron instalados por orden de Pekín.

Filipinas ha protestado reiteradamente en los últimos meses por lo que considera intrusiones chinas cerca de las disputadas Islas Spratly para intimidar a otros países que reclaman su soberanía.

El Gobierno presidido por Benigno Aquino denunció la semana pasada que las acciones de buques chinos en la zona dificultan la legítima actividad de los pescadores filipinos y representan una "seria violación" de su integridad territorial.

Manila alega que los barcos chinos llevan desde febrero descargando material de construcción en una zona situada en aguas territoriales propias, pero China admite sólo que hay un navío científico que se dedica a "actividades normales de exploración".

Ante el aumento de la tensión, Aquino reconoció ayer que necesitarían la ayuda de Estados Unidos, del que Filipinas es un fiel aliado en el Sudeste Asiático.

Las autoridades filipinas también se quejaron hace meses un mapa oficial chino incluyó en su territorio las Spratly y las aguas que las rodean en el Mar de China Meridional.

China, Filipinas, Malasia, Vietnam, Brunei y Taiwán se disputan desde hace años los derechos sobre el archipiélago, bajo cuyas aguas existen yacimientos de gas natural y petróleo.