El gobierno español concedió asilo político a 53 cubanos acogidos en España desde julio pasado, cuando el régimen castrista inició su proceso de excarcelación de presos políticos, informó el miércoles el secretario de Estado de Asuntos Exteriores e Iberoamericanos, citado por la agencia de noticias Europa Press.

La agencia dijo que el funcionario, Juan Antonio Yáñez-Barnuevo, dio la información en el Congreso de los Diputados, dijo Europa Press.

En respuesta a varias preguntas en la Comisión de Asuntos Exteriores, Yáñez-Barnuevo precisó que de estos 53 asilados no todos corresponden a disidentes excarcelados, sino que en algunos casos se trata de familiares que les han acompañado a España.

La mayoría de los 115 excarcelados y sus 647 familiares que se han trasladado a España desde julio pasado han optado por solicitar la protección subsidiaria que les recomendó el gobierno en lugar del asilo político, al considerar que no les cierra la puerta, como el asilo, a volver algún día a la isla.

Actualmente un total de 394 cubanos se benefician de la protección subsidiaria, que les da una protección similar a la de los asilados políticos. Una de las diferencias entre un estatuto y otro es que el asilo se concede cuando se tienen "fundados temores" de que el solicitante sería perseguido por motivos políticos en la isla.

Yáñez-Barnuevo ha avanzado que en junio la comisión interministerial encargada de estudiar las solicitudes examinará otros 81 casos, seis de ellos de asilo político, el resto de protección subsidiaria.

Señaló que "todos y cada uno" de los excarcelados y sus familiares "suscribieron por escrito" ante el cónsul general de España en La Habana una declaración en la que manifestaban su voluntad de viajar a España, que no hubiera acogido a "nadie contra su voluntad".

También informó que la lentitud en los trámites que estos cubanos han iniciado para homologar sus títulos universitarios es normal y no corresponde a ninguna "voluntad de dilatar" esos procesos.