Costa Rica no podrá eliminar la prohibición de la fertilización in vitro antes del 31 de julio como se lo exige la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) debido a que el Congreso decidió el martes archivar la iniciativa que pretendía la reforma.

De manera sorpresiva los legisladores en el Plenario votaron sobre el futuro de un proyecto de ley presentado a fines del año pasado por el gobierno, con un resultado muy cerrado de 26 diputados en contra y 25 a favor.

"Con la Comisión Interamericana hemos procurado llegar a un arreglo satisfactorio pero de no atenderse este último plazo, nos enviarán a un juicio, acusado el país de violar derechos humanos fundamentales", manifestó el miércoles el canciller René Castro en declaraciones a la radio ADN.

Castro recordó que la CIDH había otorgado una segunda prórroga a las autoridades que vencerá el 31 de julio.

"Mientras haya tiempo hay esperanza", apuntó el canciller al lanzar un llamado al Congreso "para que utilice hasta la última oportunidad de consenso para evitar la penosa situación de que el país vaya acusado nada menos que por la CIDH a la Corte Interamericana de Derechos Humanos".

El panorama no parece mostrar cambios entre los diputados. A dos representantes de partidos religiosos y cuatro del minoritario partido Accesibilidad Sin Exclusión, se unieron 13 de los 24 legisladores del oficialista partido Liberación Nacional en la decisión de archivar la iniciativa.

El jefe de la fracción Luis Gerardo Villanueva reconoció que "el tema siempre estuvo dividido".

La mayor bancada de oposición también se quebró: de 11 congresistas, dos se ausentaron de la sesión, cinco aprobaron enviar el plan al archivo y cuatro votaron a favor del proyecto.

El próximo martes el canciller tendrá una reunión con las parejas que presentaron la demanda ante la Comisión Interamericana y su abogado Gerardo Trejos, con el fin de analizar el tema, que surgió en el año 2000 cuando la Corte Constitucional prohibió la técnica de fertilización in vitro en el país.