La representante por Arizona Gabrielle Giffords fue dada de alta de un hospital de Houston el miércoles, cinco meses después de ser baleada durante un acto político en Tucson.

Giffords se trasladará a una casa de su esposo, el astronauta Mark Kelly, ubicada en League City, una ciudad a 42 kilómetros (26 millas) al sur de Houston. La congresista va a continuar su terapia ambulatoria en una instalación que forma parte del sistema del TIRR Memorial Hermann, el hospital de Houston donde recibía terapia de rehabilitación intensiva desde finales de enero.

Giffords, quien recibió un disparo en el lado izquierdo de la cabeza y ha estado luchando para volver a aprender a hablar y caminar, será asistida 24 horas al día por un proveedor de salud en el hogar, según un comunicado emitido por el hospital.

"Todos saben que a Gabby le encanta estar al aire libre", dijo su esposo. "Vivir y trabajar en un centro de rehabilitación durante cinco meses consecutivos ha sido especialmente difícil para ella. Todavía va a ir a TIRR todos los días, pero a partir de ahora, cuando termine la rehabilitación, estará con su familia".