Las cenizas del complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle, que entró en erupción hace diez días, hacen peligrar la continuidad de la producción agropecuaria en el sur de Argentina, admitió hoy el Gobierno.

Las autoridades argentinas ya declararon la emergencia agropecuaria en las sureñas provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut, las más afectadas por la caída de las cenizas volcánicas.

"A pesar de que en ningún caso la acumulación de cenizas supera los 15 centímetros de altura, la erupción del volcán chileno Puyehue constituye ya una emergencia agropecuaria que pone en riesgo la continuidad de la producción de esa zona", dijo en un comunicado el Ministerio de Agricultura argentino.

La cartera señaló que, dado el cuadro de situación y heterogeneidad de los efectos sufridos, las autoridades se encuentran aun cuantificando los daños, por lo cual "resulta imprudente dar cifras certeras sobre las pérdidas producidas".

Las zonas afectadas están mayormente dedicadas a la cría de ganado lanar y la producción de frutas.

Las autoridades recomendaron a los productores rurales evitar los movimientos de hacienda, procurar aprovisionarse de forraje y no revolver las cenizas en las aguadas.