Los noctámbulos de Asia y Africa fueron agasajados el jueves con un eclipse lunar, y la ceniza que arrojó en la atmósfera un volcán chileno lo tiñó de un tono rojo sangre para algunos espectadores.

El Observatorio de Sydney dijo que el eclipse comenzaría a las 3:25 de la madrugada del jueves (1725 GMT del miércoles) y duraría hasta después de la las cinco de la mañana (1900 GMT).

Los científicos dijeron que el fenómeno específico que sucedió el jueves — conocido como "eclipse lunar profundo" — a menudo irradia un color cobrizo. Pero la intensidad del color depende de la cantidad de ceniza y polvo en la atmósfera.

Por suerte para los observadores de la luna, había suficiente ceniza en el aire para que apareciera de color naranja o rojo, especialmente en Asia. Los pasajeros aéreos no han tenido tanta fortuna. Las cenizas han varado a cientos de vuelos en la región.

Los científicos dijeron que es seguro observar el eclipse a simple vista.