Chile decidió cerrar las puertas a sus entrenamientos para su partido amistoso del domingo con Estonia por una broma de los jugadores que trascendió a la prensa.

Las imágenes al término de la práctica del viernes en las que aparece el zaguero Roberto Cereceda siendo desnudado por algunos compañeros molestó al técnico Claudio Borghi, quien resolvió que a partir de esta semana los entrenamientos sean a puertas cerradas.

Tal era la costumbre con el anterior seleccionador Marcelo Bielsa.

El argentino Borghi había abierto las puertas desde que asumió en marzo tras reemplazar a su compatriota Bielsa, quien renunció tras conducir al equipo en la Copa Mundial de Sudáfrica 2010.

"Hemos tratado de convivir (con la prensa) y no hemos podido. Así que vamos a volver al régimen que había antes, que es que no entre más la prensa y, la verdad, con eso se nos acaban los problemas", dijo Borghi.

Cereceda no forma parte de los convocados, pero entrena con el seleccionado por estar sin club. Su último equipo, Colo Colo, no le renovó el contrato luego que se le suspendiera en abril la sanción por una ingesta de té de coca durante un partido el año pasado en Bolivia.

Pero el jugador mantiene buenas relaciones con sus compañeros y con Borghi por haber integrado las selecciones de Bielsa.

El conjunto se prepara para disputar este domingo el primero de sus dos partidos de preparación con miras a la Copa América. El segundo encuentro lo jugará el 23 de junio en Asunción contra Paraguay.

Al grupo de 28 convocados se integraron el martes los tres jugadores de Universidad Católica y uno de Universidad de Chile que habían sido liberados de los entrenamientos con el seleccionado por estar participando en la disputa del torneo Apertura con sus equipos, que el domingo conquistó Universidad de Chile.