Emiliano Grillo miró su reloj el miércoles, parado junto a un green, con la majestuosa casa club detrás suyo y un campo de golf del U.S. Open frente a sí.

"Podría estar jugando ahora el hoyo 15", dijo.

Pero no estaba hablando del Congressional. El argentino de 18 años es el primer alternante en el U.S. Open y ni siquiera tiene permiso de jugar en ese campo, a menos que alguien se retire.

Grillo estuvo antes en Rochester, Nueva York, con la intensión de disputar el Monroe Invitational Championship, cuando se vio en la necesidad de tomar lo que pareció una decisión fácil: podía competir en ese torneo contra jóvenes amateur o acudir al Congressional, en busca de una oportunidad de participar en el U.S. Open.

Desde luego, optó por el viaje a Maryland.