Con la Unasur ha nacido un "nuevo orden político" que supera las diferencias ideológicas y las distintas concepciones económicas entre los gobiernos de Sudamérica, aseguró en una entrevista con Efe la secretaria general del organismo, la colombiana María Emma Mejía.

Con motivo este jueves de la inauguración de la sede de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur) en Quito, Mejía habló de los retos de esta joven organización, la única nacida en el siglo XXI, y confió en la madurez alcanzada por sus líderes.

"Los desafíos son muchos, continuar lo que los presidentes y presidentas de nuestros países han determinado, no importan las diferencias ideológicas, los modelos de desarrollo, es más lo que nos une que lo que nos separa", remarcó Mejía.

Para la secretaria general, quien asumió el cargo el 10 de mayo, "eso es un enorme signo de madurez en una región que se miraba mucho a sí misma, con problemas, dificultades; pero hoy hay algo más, un nuevo orden político".

La excanciller colombiana tuvo en ese sentido palabras de agradecimiento para su antecesor, el fallecido expresidente argentino Néstor Kirchner, de quien dijo "le tocó ser bombero mayor, apagar incendios muy fuertes".

Se refirió así a choques ideológicos entre presidentes que se han venido resolviendo, y un ejemplo es el restablecimiento de las relaciones de Colombia con Venezuela y Ecuador.

"Mi tarea, desde lo institucional, es crear la sede, armar ese caparazón de lo que es la integración, como hizo Europa hace medio siglo", confesó, al resaltar como un punto a favor que los presidentes "han sido capaces de reaccionar rápidamente por encima de la ideología" y por eso "Sudamérica es un ejemplo para el mundo".

La Unasur entró en vigor el pasado 11 de marzo, tras conseguir la ratificación del tratado por nueve naciones, aunque sus cimientos se remontan a hace diez años, cuando el entonces presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, convocó a los mandatarios del subcontinente.

Esta organización, según Mejía, tiene un perfil político, y por eso defendió la permanencia de la Comunidad Andina o el Mercosur, más enfocados en la integración comercial.

Y es que el reto de la Unasur es conectar Sudamérica en otros aspectos.

Según Mejía, el bloque "mira hacia la integración energética, infraestructuras, ciencia y tecnología, salud, lucha contra las drogas, economía y finanzas, y, sobre todo, el tema estrella: el Consejo de Defensa Suramericano, una nueva visión de soberanía que está muy ligada a los recursos naturales".

"Esa es la mirada a más largo plazo: el agua, la biodiversidad, las reservas, el gas, el petróleo, la Amazonía; ese es el gran desafío que nos hace una región excepcional, pero también con asimetrías, con dificultades económicas", puntualizó.

La colombiana se mostró convencida de conseguirlo porque Sudamérica ha "resuelto todas sus crisis de los últimos tiempos con el diálogo, con la búsqueda de la paz" y con "doctrinas no impuestas".

"Y no digo que todo esté resuelto, que no vamos a tener dificultades", aseveró, al recordar: "hace apenas un año no nos hablábamos y ahora los presidentes resuelven que sea una colombiana quien dirija Unasur y su reemplazo un venezolano".

Como receta para evitar conflictos, propuso "cultivar alertas tempranas".

Y en cuanto a las relaciones exteriores de la Unasur, afirmó que "el comercio intrafronterizo e intrarregional pesa más" que las relaciones con otras zonas del mundo, al mencionar que cuentan con "una de las economías más grandes del mundo", en alusión a Brasil.

Aún así, dejó claro que "el Pacífico es un gran desafío y las relaciones con Estados Unidos son importantes para todos".

Sobre liderazgos, destacó el nuevo rol de Colombia, al expresar que "el presidente (Juan Manuel) Santos y su canciller (María Ángela Holguín) han hecho una tarea extraordinaria de acercamientos".

Un comentario que viene del restablecimiento de las relaciones de Colombia con Venezuela y Ecuador, su mediación para el regreso de Honduras a la OEA y su asiento en el Consejo de Seguridad, a lo que se unió la semana pasada que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, iniciara una gira latinoamericana precisamente en este país.

Mejía liderará la Unasur hasta dentro de un año, cuando le sucederá el venezolano Alí Rodríguez, tal y como determinaron los presidentes tras la muerte de Kirchner.