Un nuevo estudio publicado hoy por la Universidad de Cornell (Nueva York) pone al descubierto el gran "negocio" que hay detrás de los comentarios que hacen miles de personas sobre los productos que se venden en el portal Amazon.

"¿Quién está detrás de esos comentarios? ¿Qué reciben a cambio?. ¿Incentiva Amazon a esta red de críticos?" son algunas de las preguntas que Trevor Pinch, profesor de sociología de Cornell, planteó en una investigación con Filip Kesler, emprendedor de Silicon Valley.

"Ahora en Amazon lo ven como una parte más del negocio porque han comprobado que les ayuda a aumentar las ventas", explicó hoy a Efe el profesor Pinch, que presentó en Nueva York las conclusiones del estudio.

Amazon introdujo el concepto en 1996, pero antes contaba con una red de editores literarios que escribían sobre libros, películas y música, a los que fue sustituyendo por gente "corriente" con ganas de darse a conocer y hacerse un hueco en el mercado.

Con los años la popular tienda en Internet cayó en la cuenta del gran impacto que tenían esos comentarios en las cifras de ventas y optaron por sacar provecho de esa masa crítica de consumidores regulando y "profesionalizando" el sistema.

"La mayor sorpresa que obtuvimos del estudio fue descubrir que muchos de los comentarios los hacen personas que reciben muestras gratuitas de los productos para que escriban sobre ellos", afirmó el profesor Pinch.

La tienda "online" cuenta en la actualidad con un ranking de los mil "críticos" más activos en su portal a los que no paga dinero por sus comentarios, pero que se benefician indirectamente recibiendo muestras gratis de todo tipo de productos.

El 85 por ciento de las personas entrevistadas para el estudio reconocieron que son contactados "habitualmente" por autores, agentes literarios y editoriales, y el 75 por ciento aseguraron que "siempre" o "normalmente" responden positivamente.

Además la empresa cuenta con un club llamado Amazon Vine al que solo tienen acceso los críticos más activos del portal que reciben al mes un catálogo con todo tipo de productos sobre los que escribir comentarios.

"De esta forma ellos se benefician de productos gratis y Amazon consigue diversificar los comentarios", detalló el profesor Pinch, que sin embargo afirmó que lo único que mueve esos "críticos" no es el dinero.

El 86 por ciento dice hacerlo por entretenimiento, por sentirse parte de un grupo, encontrar un hueco donde se oigan sus opiniones y en algunos casos labrarse una carrera. "Uno de ellos terminó trabajando en un medio revisando productos", indicó Pinch.

Para los responsables del estudio una de las claves es saber qué impacto puede tener en la "credibilidad" del sistema de comentarios si los responsables de Amazon deciden en el futuro terminar pagando por los mensajes.

"Aunque no lo reconocen directamente, la gente que los escribe quieren llevarse una parte del pastel", indicó el profesor.

También llamó la atención de los expertos el perfil medio de los responsables de los comentarios, un hombre de entre 51 y 60 años, con estudios universitarios y que pasa al día al menos 30 minutos navegando por Amazon.