El escritor y realizador Terry Prachett defendió la emisión de su polémico documental sobre el suicidio asistido de Peter Smedley, un hotelero británico multimillonario de 71 años afectado de una dolencia neuronal motora que acudió a la clínica suiza Dignitas para poner fin a sus días.

Según Prachett, que ha hecho campaña a favor de la legalización del suicidio asistido desde que se le diagnosticara el mal de Alzheimer en fase temprana, aquellos que sufren una enfermedad terminal deberían poder decidir sobre su vida.

Preguntado porqué quiso grabar ese programa, respondió que porque le "horrorizaba" cómo estaba la situación actual.

"Sé que la muerte asistida se practica en, al menos, tres lugares en Europa y también en EEUU. El Gobierno británico siempre le ha dado la espalda y me avergonzaba que los británicos tuvieran que marcharse a Suiza, con un considerable coste, para poder obtener los servicios que deseaban", explicó al programa BBC Breakfast.

La emisión del documental, titulado "Eligiendo morir", por la cadena pública BBC ha sido criticada desde diversas organizaciones, que han acusado a la emisora pública de ayudar a promover el suicidio asistido y de alentar que otras personas sigan los pasos de Medley.

El realizador también dijo anoche que pese a haber presenciado cómo se ayudaba a morir a un hombre, continuaba apoyando el suicidio asistido.

Pratchett observó que "la falta de dignidad es motivo suficiente para algunas personas para matarse a sí mismas".

"Creo que tendría que ser posible que alguien que sufre una enfermedad fatal y grave pueda escoger morir en paz con ayuda médica en lugar de sufrir", argumentó Pratchett.

Por su parte, la BBC también defendió que el reportaje da la oportunidad a los telespectadores de formarse su opinión, ya que el programa recoge todos los puntos de vista relacionados con el suicidio asistido.

El documental muestra imágenes de Smedley tomando una dosis letal de barbitúricos en la clínica suiza Dignitas, donde en los últimos 12 años se ha ayudado a morir a más de 1.000 personas.

"Eligiendo morir" comienza cuando Medley abandona su domicilio en el Reino Unido y declara a Pratchett: "mi estado se ha deteriorado hasta el punto de que necesito marcharme bastante pronto".

Termina con las imágenes de Medley ingiriendo una dosis de Nembutal con la ayuda de chocolate, tras lo cual se le ve comenzar a respirar con mucha dificultad y llamar a su esposa Christine, con la que estuvo casado 40 años, que le agarra de la mano.