El Ejército de Corea del Sur ha establecido un puesto de mando para proteger de manera más efectiva las islas del Mar Amarillo (Mar Occidental) fronterizas con Corea del Norte, informaron hoy fuentes del Estado Mayor surcoreano.

El establecimiento del llamado Comando de Defensa de las Islas del Noroeste tiene lugar siete meses después de que Corea del Norte bombardeara la isla surcoreana de Yeonpyeong, una de las cinco frente a la costas norcoreanas.

Aquel intercambio de disparos de artillería, el primero de ese calibre desde el fin de la Guerra de Corea (1950-53), acabó con la vida de dos militares y dos civiles surcoreanos y provocó un serio deterioro en las relaciones entre las dos Coreas.

Según la agencia local Yonhap, el teniente general Yoo Nak-jun será el nuevo jefe de un comando compuesto por unos 90 oficiales con rango de coronel y contará con la Sexta Brigada de Marines y la Unidad de Yeonpyeong.

Con esta nueva organización, que integra a las tres ramas de las Fuerzas Armadas, Corea del Sur pretende reforzar las capacidades de defensa en la delicada frontera marítima con Corea del Norte en el Mar Amarillo, cuyo trazado Pyongyang no reconoce.

Desde el bombardeo de Yeonpyeong, Corea del Sur ha desplegado en la zona más armamento y equipamiento de alta tecnología pensado para responder a un eventual ataque norcoreano por sorpresa como el de noviembre.

Además, el Ministerio surcoreano de Defensa tiene previsto terminar la construcción de hangares para helicópteros militares en la isla de Baengnyeong en septiembre para desplegar unidades aéreas en esa zona.

Mañana, miércoles, el Ministro de Defensa surcoreano, Kim Kwan-jin, y el comandante de los 28.500 soldados estadounidenses desplegados en Corea del Sur, el general Walter Sharp, marcarán con una ceremonia la creación del nuevo mando fronterizo.