El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, tildó hoy de cobardes a las FARC por los ataques contra la población civil en los que mueren niños, como el lanzado ayer por esa guerrilla en la localidad sureña de Iscuandé.

"Han acudido a los ataques terroristas que hacen una o dos personas. Y de pronto en un pueblo lanzan una granada o hacen un ataque con ráfaga de fusil, y salen corriendo, porque no tienen la capacidad de confrontar a la Fuerza Pública", dijo el gobernante.

Aludió a una acción de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el lunes en Iscuandé, localidad del departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador en que un niño murió y otras diez personas resultaron heridas por la explosión de un artefacto cerca de un puesto de Policía.

"Lo que sucedió ayer, un niño muerto, varios civiles heridos por ataques terroristas, eso es un ataque cobarde, y lo único que hace es generar lo que ellos quieren: desazón, terror dentro de la población, pero así no van a llegar a ningún lado", considero Santos este martes.

El presidente colombiano así lo señaló al intervenir en la presentación de la Campaña de Optimismo, liderada por la Federación Nacional de Cafeteros.

Agregó en el mismo acto que "hay dos manos negras", la de la extrema izquierda representada en el terrorismo y la de la extrema derecha en el pesimismo, que buscan afectar la confianza del país.

"Esas dos manos coinciden en tratar de romper ese optimismo al país, pero no lo van a lograr porque el país sabe que vamos por buen camino, el país quiere que vayamos por buen camino, y además, cuando el optimismo se basa sobre realidades, los pesimistas siempre van a quedar aislados y marginados", concluyó Santos.