El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo hoy que sería "desastroso" que el Congreso no aumente el tope de endeudamiento público e instó a los republicanos a alcanzar un acuerdo antes del 2 de agosto, fecha límite fijada por el Gobierno para subir el techo de la deuda y evitar que el país caiga en mora.

"Podríamos ver una repetición de la crisis financiera, si jugamos con el problema (del tope de deuda) hasta el último momento", dijo Obama en una entrevista en el canal NBC.

"La total confianza y crédito de EE.UU. no solo sustenta nuestro modo de vida, es también la base del sistema financiero global", agregó.

Estados Unidos alcanzó el límite de endeudamiento de 14,29 billones de dólares el pasado mes de mayo, aunque el Departamento del Tesoro ha anunciado "medidas extraordinarias" para evitar una moratoria que le permitirá seguir operativo hasta el próximo 2 de agosto

"No me gustaría ver que EE.UU. cae en mora sobre sus obligaciones de pago. Estoy convencido de que podemos alcanzar un acuerdo en el Congreso para incrementar el tope de deuda de manera sensata", insistió Obama.

La oposición a llegar a un acuerdo procede del bando republicano, con mayoría en la Cámara de Representantes, que ha supeditado la elevación del límite de deuda a un severo plan de recortes en el gasto público que haga frente al abultado déficit del país.

En los primeros ocho meses del período fiscal 2011, que comenzó el pasado 1 de octubre, el Gobierno federal ha acumulado un déficit de 927.000 millones de dólares.

El presidente de EE.UU. remarcó hoy su deseo de alcanzar un acuerdo y subrayó estar "profundamente convencido" de poder poner "en práctica un programa que ponga bajo control" la deuda.

No obstante, añadió que el programa de control de gasto "debe ir acompañado de las inversiones necesarias para hacer que la gente consiga trabajo".

"Hay un modo de solucionar este problema que no requiere soluciones radicales, pero que exige son sacrificios de todas las partes", sostuvo el mandatario.

Obama tiene previsto disputar un partido de golf el 18 de junio con el líder de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, durante el cual se prevé que dirimirán sus diferencias políticas, entre ellas la elevación del tope de deuda.

El presidente de la Reserva Federal (banco central) de EE.UU., Ben Bernanke, afirmó recientemente en una comparecencia ante el Congreso que "es arriesgado no elevar no elevar el límite de la deuda en un lapso razonable".

El coste sería "un aumento en las tasas de interés, lo cual de hecho empeoraría nuestro déficit", explicó.

A pesar de que los expertos han señalado que es improbable que EE.UU. se declare en mora, los mercados han comenzado a mostrar señales de inquietud.

Recientemente, la agencia de calificación Moody's lanzó un advertencia a Washington al señalar que existe un pequeño, pero creciente riesgo de moratoria en EE.UU. si no se aumenta el techo de la deuda en las próximas semanas.