El ex alcalde de la ciudad fronteriza de Tijuana, Jorge Hank Rhon, fue liberado por segunda vez en el mismo día después de que un juez estatal negara pruebas de fiscales para acusarlo de homicidio.

En la mañana, Hank Rhon, de 55 años, había sido librado de cargos y puesto en libertad por una jueza federal por cargos de acopio ilegal de armas de fuego después de que soldados allanaran su hogar y encontraran 88 fusiles.

Después de haberse librado de la acusación por las armas, fiscales estatales buscaron inculparlo por el homicidio de la novia de su hijo en el año 2009.

La jueza federal dijo que encontró diversas inconsistencias en la redada que el ejército llevo a cabo el 4 de junio en la casa de Hank Rhon.

Analistas consideraron que la liberación del político era un revés para el gobernante Partido de Acción Nacional, ya que estiman que la persecuciíon contra el ex alcalde tenía el propósito de perjudicar al Partido Revolucionario Institucional.