El representante republicano Connie Mack acusó el martes al Departamento de Estado de bloquear las funciones del subcomité legislativo que preside al negarle una visa al ex presidente hondureño de facto Roberto Micheletti para comparecer durante una interpelación legislativa.

Mack, presidente del subcomité para el hemisferio occidental de la cámara baja, calificó como "vergonzoso" no solamente la negativa a otorgarle la visa, sino que la embajada estadounidense en Tegucigalpa negara acceso a Micheletti para que participara en la audiencia a través de una teleconferencia.

Mack atribuyó además las altas tasas de homicidio registradas en Honduras, entre las más altas del mundo, a la reducción de ayuda a las fuerzas armadas y órganos de seguridad que decidió el Departamento de Estado.

Micheletti encabezó el gobierno de facto tras el golpe de Estado al presidente Manuel Zelaya en junio de 2009. Tras el derrocamiento, Honduras fue suspendido de organismos multilaterales y financieros, en los cuales fue restituido paulatinamente bajo el gobierno de Porfirio Lobo que asumió en enero de 2010 luego de las elecciones pos golpe.

"Honduras necesita que se restituya cada visa revocada, recibir un segundo desembolso de la Cuenta del Desafío del Milenio y un subsecretario de estado (para el hemisferio occidental) que crea en brindar la misma ayuda que Estados Unidos brinda a otras naciones libres", dijo Mack.

Se refería a la decisión adoptada en enero por Washington de suspender temporalmente a Honduras de los beneficios de la Cuenta del Desafío del Milenio, que en cinco años otorgó más de 200 millones de dólares al país.

Mack fue el primer legislador estadounidense que visitó Honduras para expresarle apoyo al entonces presidente de facto Micheletti.

Durante su intervención, Micheletti fustigó al embajador estadounidense Hugo Llorens y a la OEA por haber reaccionado al derrocamiento en 2009 del presidente Manuel Zelaya con un "marcado interés ideológico".

"Estoy totalmente seguro de que se sigue ejerciendo presión, de parte de Llorens se pone presión a la gente que participó apoyando a la democracia", dijo Micheletti en referencia a las personas que apoyaron su gestión.

Al referirse a la reconciliación política que busca Lobo tras el reingreso de Honduras a la OEA, Micheletti dijo que "debe realizarse sin violar constitución, no permitir la impunidad, no permitir a quien ha cometido delito que quede impune en las calles del país".

Zelaya interrumpió sus 16 meses de exilio en República Dominicana después de que los tribunales descartaran dos juicios por corrupción en su contra y regresó a Honduras el 28 de mayo de 2011.

El portavoz Charles Luoma-Overstreet dijo que el Departamento de Estado "restringió la elegibilidad para visas no inmigrantes de individuos que estuvieron asociados, o apoyaron enfáticamente, el gobierno hondureño de facto" .

Luoma-Overstreet agregó que "la restricción se mantiene. No comentamos detalles sobre casos individuales de visas, los documentos relacionados a visas son confidenciales según la ley federal".

En rechazo al derrocamiento de Zelaya, Estados Unidos revocó en septiembre de 2009 la visa de estrada a más de 1.000 empresarios, jueces, políticos y ex funcionarios públicos hondureños.