El club Santos brasileño, que mañana se medirá al Peñarol uruguayo en partido de ida de la final de la Copa Libertadores, finalmente logró embarcar hoy rumbo a Montevideo y lo hizo en un vuelo destinado a sus hinchas y que fue el único autorizado a volar a Uruguay este martes desde Sao Paulo.

El Santos, que llegó a solicitar el aplazamiento del compromiso ante las dificultades de viajar a Montevideo por la nube de cenizas del complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle que cubre la capital uruguaya, embarcó en el aeropuerto internacional de Sao Paulo un poco después de las 10.00 hora local (13.00 GMT).

El club brasileño tenía dudas sobre el embarque debido a que el aeropuerto de Montevideo estuvo cerrado todo el día el lunes por la nube de cenizas volcánicas y hoy tuvo dificultades de operación debido a una fuerte neblina.

Tras varias indefiniciones y de la cancelación del vuelo en el que inicialmente tenía reservas, la delegación del club brasileño fue acomodada en el único vuelo de la compañía Pluna con autorización para viajar a Montevideo este martes.

El avión inicialmente había sido fletado por una agencia turística para hinchas del Santos que asistirían al partido pero, como dicho vuelo también fue cancelado, fue cedido para pasajeros que esperaban hacía más tiempo en el aeropuerto, entre los cuales los jugadores del Santos.

Los voceros del club del puerto brasileño de Santos dijeron esperar que el vuelo pueda aterrizar normalmente a comienzos de la tarde en Montevideo y que no sea desviado por la nube de cenizas volcánicas o por la fuerte neblina que cubría hoy la capital uruguaya y que determinó el cierre de su aeropuerto.

Los jugadores del Santos llegaron al aeropuerto internacional de Sao Paulo dos hora antes de la partida aún si saber si conseguirían embarcar o no y esperando un posible anuncio de la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol) para aplazar el partido.

Tras dos horas de espera y de incertidumbre, el centrocampista Neymar, estrella del Santos y una de las mayores revelaciones del fútbol brasileño en los últimos años, confirmó el viaje en su cuenta en la red social Twitter.

"Viajando hacia Uruguay, que Dios bendiga nuestra viaje", afirmó el jugador, en el que están centradas gran parte de las esperanzas del Santos de conquistar su tercer título de la Libertadores.

Sin tener certeza del viaje o de si la Conmebol aplazaría el partido, los dirigentes del Santos llegaron a planear un agotador viaje por tierra hasta Montevideo como alternativa.

Inicialmente los planes eran esperar hasta comienzos de la tarde a que el embarque fuese autorizado pero, en caso contrario, el Santos fletaría un avión hasta la sureña ciudad brasileña de Porto Alegre y desde allí realizaría un viaje de diez horas en autobús hasta Montevideo.